Tarta andalusí

Una tarta muy curiosa, que tiene sabor a Andalucía.. tenia ganas de hacer algo diferente, y me puse a inventar sobre la marcha!

La base es un bizcocho de aceite de oliva con anís en grano, luego lleva una mousse de queso con torrijas de brioche bañadas con moscatel por medio, mas mousse de queso, se cubre de chocolate blanco y arriba unas quenels de ganaché de aceite de oliva y chocolate blanco. La decoré por los lados con masa para tulipas horneada en circulos grandes y luego la rompí con las manos. Fué un exito, la recomiendo =)






Ganaché de aceite de oliva:

100 gr de nata
200 gr de chocolate blanco
110 gr de aceite de oliva
20 gr de mantequilla
esencia de vainilla

Calentar la nata y la vainilla, tirar encima del chocolate. Mezclar bien hasta que el chocolate se funda y esté todo homogéneo. Mezclar el aceite y la mantequilla fundida. Emulsionar las dos mezclas como si fuese una mayonesa. Reposar un dia en la nevera.


Torrijas al moscatel:

Lo primero es hacer las torrijas para que cuando la vayamos a usar estén bien bañadas en el moscatel. Para hacerlas usé brioche en rebanadas ( cada rebanada la corte en 4 cuadraditos) que está mas bueno para las torrijas, yo lo compré hecho, aunque podeis hacer ustedes los brioches y cortarlos a rebanadas, o si teneis bolleria que se os haya quedado dura también podeis usarla.



Para el primer baño:

115 gr de moscatel
50 gr de nata
1 huevo
25 gr de azúcar

Mezclamos todo en frio y cuando esté bien homogéneo, mojamos aqui bien las renabandas, la ponemos en una bandeja con papel parafinado y la doramos en el grill del horno por los dos lados.







Segundo baño:

Igual que el primero pero sin huevo, y dejamos ahi remojando las torrijas hasta su uso.



Bizcocho de aceite de oliva y anís en grano:

50 gr de leche
1 huevo
90 gr de azúcar
90 gr de harina
60 gr de aceite de oliva
un puñadito de anís en grano

Esponjar los huevos con el azúcar, añadir la harina tamizada con movimientos envolventes, la leche y el aceite, emulsionando bien con la varilla, por último añadir el anís machacado un poco en el mortero.

Hornear unos minutos hasta que esté hecho en un platillo de un molde desmontable enmantequillado, a 180 grados. Desmoldar y dejar enfriar, pincelar con almíbar de calar.

Mousse de queso:

125 gr de azúcar
50 gr de agua
5 yemas de huevo
1/3 sobre de gelatina neutra
500 gr de queso de untar
350 gr de nata de montar

Montar las yemas hasta que doblen el volumen. Hacer un almíbar a punto de bola con el agua y el azúcar. Hidratar un poco la gelatina y añadir al almíbar. Añadir este almíbar a las yemas montada sin parar de batir con la varilla. Semimontar el queso con la nata y juntar las dos mezclas con movimientos envolventes.

Baño de chocolate blanco:

100 gr de chocolate blanco
60 gr de mantequilla

Fundir la mantequilla junto con el chocolate blanco.


Montaje:

Poner la base de bizcocho de aceite de oliva en un molde desmontable. Añadir la mitad de la mousse de queso, colocar las torrijas escurridas, terminar con la otra mitad de mousse de queso. Congelarla.



Cuando esté congelada, bañar la tarta con el chocolate blanco. Hacer con una cuchara o con un sacabolas mojado en agua caliente la forma de las quenels o de bolitas y ponerlas por encima de la tarta. Decorar a gusto.

2 comentarios:

K. Whitmore dijo...

Hola, soy Yerbabuena, he llegado aquí desde el foro de Mundorecetas. (Te lo explico porque dirás, ¿y ésta quién es? Era la cuenta que tenía en blogger y si no no podía comentar).

Hace unos días que descubrí tu blog y buf!, no sé por dónde empezar ;)
Te he copiado ya algunas cosas, como la falsa yema pastelera y esta tarta, que me parece espectacular. Me gustan todas las "partes" que lleva, incluso me da ideas para hacer otros postres.
Las torrijas en el horno no las he probado nunca, así que ya están en la lista. Y con el ganache de aceite de oliva, ¿tú crees que se podrían rellenar unos bombones?
Gracias por compartir la receta y besos.

Yolanda dijo...

¡Hola, Sevillana! Yo soy Mandazurra, del foro de MR. He venido para "robarte" una torrija, que seguro que tienen que estar muy ricas. Entre el tostadito del horno y el toque del moscatel, qué toque más original. Un saludo, guapa.